m2m2 · diseño y filosofía


000 intro
30 abril 2006, 10:05 pm
Archivado en: textos

 

 

m2m2 es un espacio de pensamiento sobre el mundo del diseño, su contradicciones, tendencias tecnológicas y toda la arborescencia de temas asociados: sociedad de consumo, crisis ambiental, capitalismo y pobreza, el mercado planetario, la manipulación simbólica, los modos de vida, el diseño prospectivo, la sostenibilidad como resistencia, la creatividad como prueba de evolución.

 

El diseño engloba múltiples disciplinas, está imbrincado en procesos muy nuevos históricamente, y aunque tiene una clara conexión con la aparición de la imprenta, tiene precedentes en todas las culturas, bajo diferentes rostros, pero funciones hermanas, comenzando con las pinturas rupestres y proyectándose hacia una red planetaria de hiperenlaces.

Si nos centramos en el presente, la sociedad de consumo está orquestada por un conglomerado de nuevas necesidades que se han ido creando y amoldando al propio desarrollo de cada agrupación de personas, desde la tribu nómada hasta las megalópolis.

Centellean diferentes hitos recientes, de a Gutemberg a la Revolución Industrial, de las guerras mundiales a los bloques políticos, el boom del american way of life a Hiroshima, la crisis energética, la guerra fría, la caida del telón de acero, el cambio climático, el capitalismo corporativo…

Los efectos del progreso técnico y las consecuencias sociológicas de la expansión durante el período 1945-1975 (éxodo rural y descristianización, culto al ocio y liberación de las costumbres, explosión de los medios audiovisuales y de la comunicación) hicieron saltar estructuras espirituales seculares y destruyeron referencias culturales muy antiguas. El aumento del nivel de vida, el progreso en el campo de la salud, una especie de abandono de los valores que impregnaban el conjunto del cuerpo social europeo. Y la creciente globalización de la economía y de la cultura suelta amarras, el individuo se convierte en consumidor. La cultura de masas triunfa, en particular la que imponen los grandes mass media, las televisiones y la publicidad. Lo que viene a reforzar la homogeneización de los europeos a expensas de particularismos nacionales en beneficio del modelo estadounidense. Costumbre homogéneas, estandarización cultural… el negocio del ocio y el entretenimiento, y en este contexto es pertinente analizar si el diseño (íntimamente unido a lo perceptivo) puede abrir puertas a una mejor comprensión del mundo o a una visión deformada del mismo. La forma y el contenido, el sentido de la comunicación, el hecho de que los medios de masas están propagando un sistema de vida determinado debe analizarse desde la óptica sociológica de que los valores culturales cambian y se adaptan adaptando a los ciudadanos y viceversa, en ese tira y afloja muchas veces grupos corporativos minoritarios imponen una agenda de vida a gente que sigue la rueda, sin rumbo ni dirección, aún a riesgo de poner en peligro la vida en el planeta. Al tratarse de una tendencia se produce una compactación de los centros de poder y decisión, desplazando a la gente y su desarrollo a un mero plan de marketing global. Si cada profesión o terreno del conocimiento exige deontología y responsabilidad, los media y sus protagonistas deben ser conscientes de su responsabilidad e influencia.

Si una parte real del aprendizaje se realiza por imitación, la mimesis de los conceptos es elemento común en la evolución de la cultura. El problema es que muchas veces la redundancia del mensaje hace sospechar si la propagación interesada de esta o aquella información no es más que un ejercicio dialéctico o bomba de humo de otras cuestiones que sí nos incumben, dentro de la órbita de derechos civiles y humanos. No hay una expresión neutra de algo que depende del observador, por lo que las simplificaciones emocionales de la realidad no son la realidad, es también una cuestión de tiempo, de las horas que dedicamos a recibir opiniones e información de los medios. Uno necesita masticar, para poder tragarse el alimento, para luego digerirlo. Aunque no pensemos hacemos la digestión igualmente. Pero la información suelta no sirve de nada, hay que saber interpretarla, hay que correlacionar esto con aquello, establecer nexos, lanzar hipótesis, sacar conclusiones, ser autocrítico, estar abierto a aprender. Por eso los medios pueden ser potenciadores o aletargadores de nuestras aptitudes, son un instrumento de pauta común, generadores del tema de conversación, un sistema que muchas veces alimenta la emoción y el miedo antes que la reflexión.

Los media están alimentados por publicidad, esta publicidad es todo un armazón simbólico de referencias que pueden ser analizadas sólo como información, el anuncio de un producto lleva implícito un intento (mejor o peor desarrollado) de seducción y persuasión, aunque no sea explícitamente las imágenes, sonidos, colores, situaciones de los anuncios se repiten por el espacio urbano, en vallas, en anuncios en la radio, en la tv, en internet, sin opción a que podamos decir esos dos planos por segundo no los quiero recibir, stop. Se trata de un bombardeo, entre 35.000-45.000 anuncios por niño / año. El mismo tempo de las imágenes es más acelerado que el de la realidad, conceptualmente, no es raro que la ansiedad se adueñe de cada vez más gente si el entorno es ansiolítico. Las marcas, las cadenas informativas, las corporaciones están usando la identificación cultural para seducir a sus consumidores, y los diseñadores deben afrontar su misión de catalizadores del lenguaje visual o de contenidos, lo que implica una responsabilidad que primero debe ser comprendida más allá de una estrecha óptica de mercado, ya que la relación entre personas se potencia con el lenguaje el diseño en comunicación implica una sensibilidad y percepción del entorno aguda y en constante renovación.

Cuando las naciones envejecen se enfrían las artes,y el comercio se instala en todos los árboles. William Blake

 




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.